La entrada al preescolar es un momento muy importante en la vida de la familia. Es una etapa mágica en la cual un mundo nuevo de oportunidades se abrirá para los más pequeños. El éxito en la adaptación de los niños y el proceso de transición entre el hogar y el kinder son de vital importancia para su socialización y proceso de aprendizaje.

Los padres podemos enfrentar muchas emociones que los niños percibirán. Tanto la confianza, la paz y el optimismo; como los temores, las angustias y las expectativas que como adultos tengamos ante el cambio. Siempre existirán preguntas como: ¿será el tiempo correcto para que inicie? ¿estará listo para comenzar? Los niños son muy inteligentes y pueden sentir algo de ansiedad al separarse de sus padres, para acostumbrarse a un lugar con personas y niños nuevos para ellos.

Es por esto que debemos esforzarnos por crear el mejor ambiente para que la adaptación sea un proceso agradable. Lo primero será asegurarnos de estar cómodos con la decisión que hemos tomado y apoyemos a nuestros hijos con una serie de acciones concretas para familiarizarse con el ambiente del kinder.

A continuación les ofrecemos algunos consejos prácticos para la entrada al kinder:

Visitar antes de entrar a clases. Resulta positivo visitar informalmente el kinder. Esta es una oportunidad para que usted hable con la maestra o directora sobre cualquier pregunta o duda que tenga y también para que su hijo conozca el kinder. Pueden ir juntos a conocer la clase y a jugar un rato en el play, por ejemplo.

Acostúmbrense a una rutina. Acostumbre poco a poco a su hijo a su nuevo horario para comer y para dormir durante las semanas previas al primer día de clases. Esto puede contribuir a que la transición sea más sencilla y a hacerlo sentir más cómodo cuando empiecen las clases y deban salir de su casa temprano ya desayunados. Es recomendable probar un horario similar al que su hijo tendrá en el kinder para almorzar, tomar una merienda, dormir la siesta, etc.
Mantener la calma. Es normal que su hijo exprese ansiedad por ir al kinder y que usted también esté un poco nervioso. Hable con su hijo sobre el kinder y lo que harán ahí. Si tiene hermanitos mayores, hijos de amigos o sobrinos más grandes, pídales que le cuenten a su hijo de forma casual algunas de sus experiencias en el preescolar. Trate de que estas conversaciones sean informales para que su hijo no se sienta abrumado.

Prepare a su hijo con libros. Lea con su hijo algunos libros infantiles sobre el primer día de clases. Esto le dará al niño la oportunidad de hacer preguntas y manifestar cualquier inquietud que tenga. En el kinder escucharán muchos cuentos y esto será una actividad que luego le parecerá muy familiar.

Practiquen la despedida. Establezcan una “rutina de despedida” con su hijo antes del primer día de clases y hablen sobre lo que ocurrirá. Esta puede ser algo tan simple como un beso o un abrazo, un apretón de manos secreto o una manera especial de decir adiós. Cuando llegue el momento en el que usted deba irse, asegúrese de despedirse rápidamente, aunque sea difícil para ambos. Irse de la clase a escondidas cuando su hijo no está mirando hará que la transición sea más difícil. Además, puede asustarse cuando se dé cuenta de que usted se fue (algunas veces esta es la única opción cuando los niños son muy pequeños). Si su hijo llora a la hora de la despedida, es importante decirle con seguridad, firmeza y amor que usted se irá, pero que regresará más tarde por él. Si es una posibilidad dentro de la familia, es recomendable que el primer día de clase lo lleve el padre de familia con el cual el niño tenga menor apego.

Conozcan a otros niños del preescolar. Si es posible, durante las primeras semanas, organice una reunión de juego con niños que están en la clase de su hijo. Es muy positivo que tanto su hijo como usted conozcan a sus compañeros y familias, ya que esto les ayuda a sentirse más cómodos y familiarizados con el ambiente. Además, los padres pueden compartir experiencias sobre el proceso de adaptación al kinder.

Dele tiempo. Lleguen con suficiente anticipación el primer día de clase. En el momento que la maestra le sugiera que es hora de irse, puede despedirse de su hijo brevemente. Procure no prolongar la despedida. Anticipe que su hijo pueda presentar altibajos durante las primeras semanas de clase, mientras se adapta. Los niños, así como los adultos, pueden estar cansados o indispuestos algunos días. Los maestros estarán siempre atentos para darles seguridad y amor durante su ausencia.

Aumentar gradualmente el tiempo de estadía en el kinder Durante los primeros días, procure dejar al niño menos tiempo del horario normal para que se adapte. Pregunte si puede recogerlo un poquito más temprano los primeros días, si esto está dentro de sus posibilidades.

Llevar algún objeto que le brinde seguridad Permítale llevar algún objeto que le dé seguridad a su hijo y que asocie con su círculo familiar (un muñeco o una cobijita, por ejemplo)

Confíe en la capacidad de adaptación de su hijo Crea en su hijo, de esta manera podrá transmitirle seguridad con palabras y con actos de mucho afecto.

Foto Artículo Enero 2017